Remedios caseros para los gases

Aunque la producción de gas es una parte natural del proceso digestivo, no deja de ser un síntoma muy molesto que puede causar situaciones embarazosas.

Cuando tienes gases sólo hay dos opciones: los expulsas o no los expulsas. Si estás en un lugar público rodeado de gente y tienes que aguantarte porque no puedes expulsarlos, se producirá distensión abdominal, malestar estomacal y otros problemas relacionados.

Y si los expulsas, el mal olor te delatará y te pondrá en una situación realmente incómoda.

Causas

El exceso de gases en el estómago puede tener varias causas, como beber alcohol en exceso, no masticar la comida correctamente, comer alimentos picantes y con gas, demasiado estrés, algunos tipos de infección bacteriana o diversos trastornos digestivos.

Los síntomas de los gases en el estómago incluyen flatulencia, mal aliento, falta de apetito, distensión abdominal, eructos, dolor y presión en el estómago.

Al ser un proceso natural, no podemos erradicar la producción de gases, pero si que podemos hacer algo para reducir ese exceso de aire. Afortunadamente, la flatulencia y la distensión abdominal son fáciles de solucionar con varios remedios caseros como los siguientes:

1

Canela

La canela relaja el estómago y previene la formación de aún más gas. Lo bueno de la canela es que te da un alivio instantáneo a los problemas de gas. No sólo solucionará tu problema inmediatamente, sino que además ayudará a prevenir este molesto síntoma en el futuro.

¿Cómo tomarlo?

Añade media cucharadita de canela en polvo a una taza de leche caliente. Mézclalo bien y bébelo. Si no te gusta la canela, puedes añadir miel para enmascarar el sabor. También sirve el té de canela, lo puedes hacer añadiendo unas ramas de canela partidas a una taza de agua hirviendo. Deja que repose tapado unos minutos, cuela el líquido y bébelo.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es uno de los mejores medicamentos cura todo de la naturaleza. No sólo te ayudará a hacer mejor la digestión, sino reducirá notablemente los gases.

Además, el vinagre de manzana es 100% seguro para tomar durante el embarazo y durante el periodo de lactancia.

¿Cómo tomarlo?

Mezcla 1 cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua tibia. Deja que el agua se enfríe a temperatura ambiente y luego bébelo. Repite la operación 2 o 3 veces al día con el estómago vacío, para que tengas una digestión correcta.

Jengibre

El jengibre ayuda a detener la formación de gas en el estómago, por lo que resulta una ayuda para prevenir las flatulencias. También es seguro de usar durante el embarazo y la lactancia.

¿Cómo tomarlo?

Se puede tomar de varias formas:

Otra opción es añadir unas gotas de aceite esencial de jengibre a cualquier aceite base y frotarlo directamente en tu estómago.

Hinojo

El hinojo es el mejor ingrediente para el alivio rápido de la hinchazón y el gas. Es increíblemente eficaz y da resultados al instante. A las embarazadas se recomienda que consulten a su médico de cabecera antes de tomarlo.

¿Cómo tomarlo?

Lo ideal es masticar despacio unas semillas de hinojo, pero si no puedes soportar el sabor, también es muy eficaz hacer un té con las semillas de hinojo en agua hirviendo y dejar que cuezan durante cinco minutos a temperatura baja. Después sólo hay que colarlo y beberlo poco a poco.

Bicarbonato de sodio y limón

El jugo de limón junto con el bicarbonato forman dióxido de carbono, un eficaz antiácido natural que ayuda en el tratamiento casero de los gases. Encontrarás un alivio completo con este excelente remedio en unos 20 minutos.

¿Cómo tomarlo?

Mezcla el jugo de un limón con medio vaso de agua y añade 1 cucharadita de bicarbonato de sodio. Después de la efervescencia, llena el resto del vaso con agua, remuévelo bien para que el bicarbonato se disuelva por completo, y bébelo lentamente.

Para lograr mejores resultados, es recomendable combinar este tratamiento con vinagre de manzana. No sólo aliviarás los problemas de gases, sino que además ayudarás a hacer una mejor digestión, y a aumentar el nivel de pH de tu cuerpo, que es absolutamente crucial para tu salud.

Ajo

El poder calorífico del ajo estimula el fuego gástrico y así ayuda a aliviar la hinchazón y el gas del estómago.

¿Cómo tomarlo?

Utiliza este ingrediente en la cocina tanto como sea posible, añadiéndolo a todos tus platos. La sopa de ajo es una buena idea para consumir ajo fresco, que es como mejor da resultado.

También puedes hacer té de ajo. Para ello hierve unos dientes de ajo molidos en agua durante unos minutos, añade un poco de pimienta negra y semillas de comino. Cuélalo y déjalo enfriar a temperatura ambiente. Tómalo dos o tres veces al día.

Asafétida

Esta especia es muy buena para el sistema digestivo y también es un remedio eficaz contra los gases, pues tiene propiedades antiespasmódicas y antiflatulentas, aunque tiene muy mal olor.

¿Cómo tomarlo?

Basta con añadir una pizca de asafétida a un vaso de agua tibia, mezclarlo bien y beberlo dos o tres veces al día. También puedes hacer una pasta de asafétida añadiendo un poco de agua, y aplicarte esta pasta sobre el vientre durante 10-15 minutos antes de retirarla.

Menta

Esta hierba se puede utilizar de varias maneras para tratar los gases incómodos del estómago.

Cardamomo

Esta es otra especia que tiene el poder de acelerar la digestión y aliviar el gas del estómago.

¿Cómo tomarlo?

Simplemente basta con añadirlo a tus platos de verduras, arroces o lentejas antes de cocinarlos para evitar el gas. También se puede agregar unas semillas al té de jengibre, ya que van muy bien juntos. Y por último, se pueden masticar vainas de cardamomo dos o tres veces al días para un alivio más inmediato.

Alcaravea

Las semillas de alcaravea o comino de prado ayudan a facilitar la expulsión de los gases, en la indigestión, en la distensión abdominal y los cólicos, al mismo tiempo que estimulan una correcta digestión.

¿Cómo tomarlo?

Se puede añadir directamente a las comidas, particularmente en los ingredientes que producen más gas. O hacer té con las semillas en una taza de agua hirviendo, reposado durante 10 minutos. Cuela las semillas y bébelo justo antes de comer.

Diente de León

El diente de León tiene numerosos beneficios para la salud, uno de los cuales es el alivio de los gases. Bébelo como un té o añádelo seco como especia en las comidas.

Perejil

El perejil fresco en tu dieta es otro gran remedio contra los gases. lo puedes utilizar recién picado o como especia seca en cualquier plato.

Mostaza

Este es un remedio muy fácil de seguir que todo el mundo puede usar. Compra la mostaza amarilla que contiene cúrcuma, ya que también es un remedio increíblemente poderoso. Tenlo en la nevera y toma una cuchara completa a la primera señal de gases intestinales.

Carbón

El carbón tiene una capacidad de absorción intensa, y puede absorber los gases intestinales. Puedes tomar un suplemento de carbón vegetal antes de comer para aliviar los gases y la hinchazón o evitar que se produzcan.

Probióticos

Tomar un suplemento probiótico o comer alimentos probióticos es una gran manera de deshacerse de los síntomas más comunes del gas. No sólo ayuda a prevenir una amplia gama de enfermedades, también ayudan a mantener los intestinos en condiciones óptimas.

Esto es muy importante, pues un intestino en pleno rendimiento, se deshace de los residuos rápidamente y evita que se depositen las heces y gases que huelen mal.

Tomar un probiótico todos los días es una buena manera de mantener la salud digestiva. Para las embarazadas y mujeres que dan el pecho los probióticos son especialmente importantes para un embarazo saludable y un bebé sano.

2

Además de todos estos remedios caseros, es imprescindible incorporar hábitos alimenticios adecuados que eviten los alimentos que causan gases e indigestión, como los fritos, los alimentos procesados y aquellos alimentos con azúcar procesado.

Hay ciertos alimentos que son, sin duda, productores de gases, y que debes evitar por completo. Estos son la col, las cebollas, las ciruelas pasas, las coles de Bruselas, las habas, las manzanas, los melocotones, las peras, el maíz, la avena, las patatas, los dátiles, el brócoli, la coliflor, la leche de vaca, el helado, el queso, los alimentos fritos y picantes, los azúcares refinados, los alimentos procesados, el pan y las bebidas carbonatadas.

Si aún así los gases se te acumulan, debes explorar tu sensibilidad a ciertos alimentos que causan gases, como los productos con trigo, la leche y los alimentos ricos en grasas.

En cambio, hay alimentos que producen muy poco gas y que puedes consumir con seguridad, como los cítricos, los plátanos, las uvas, el arroz, los huevos, el yogurt natural, la carne (siempre que se mastique completamente) y las bebidas no carbonatadas.

Un último consejo, trata de masticar bien todos los alimentos y come de 4 a 6 comidas pequeñas al día, en lugar de las tradicionales tres comidas grandes.