Para qué sirve el jengibre

Conoce todos los beneficios y usos del jengibre

Adoro el sabor aromático y picante del jengibre, y me encanta la versatilidad que tiene para utilizarlo en la mayoría de las comidas, desde entrantes hasta postres. Lo utilizo principalmente para darle un sabor especial a cada plato, y no sólo yo, está presente en cocinas por todo el mundo.

Pero antes de meternos de lleno en los usos y beneficios de esta especia, vamos a conocerla un poco más de cerca.

jengibre 2

Qué es

Pocos sabrán que el jengibre, kion o quion, es una planta, pues todos la conocemos como se cultiva, en forma de una raíz de textura firme y estriada.

Tiene una piel de color marrón, que puede ser gruesa o delgada dependiendo de si se cosecha cuando madura o cuando todavía está verde. La carne de dentro también cambia de color dependiendo de la variedad, pudiendo ser amarilla, blanca o roja.

Lo que consumimos normalmente es la carne, y se puede encontrar en polvo, fresca, seca o como un aceite. Por eso resulta muy versátil para utilizarlo tanto en bebidas (té, agua, cerveza) como en comidas.

La composición del jengibre

Por 100 gramos de jengibre encontramos:

Pero además contiene otros numerosos compuestos beneficiosos para la salud, como gingeroles, betacarotenos, capsaicina, ácido caprílico, ácido linoleico, ácido oleico, curcumina, sales de magnesio, germanio, asparragina y aminoácidos: lisina, fenilalanina, treonina, triptófano, metionina.

Cuánto jengibre tomar

Los adultos deben limitar el consumo de jengibre a no más de 4 gramos al día, esto es aproximadamente una cucharadita. Esta recomendación incluye todas sus formas, tanto raíz como en polvo.

Las embarazadas no deben de tomar más de 1 gramo de jengibre al día. Por lo general, se recomienda ingerir 250 mg de raíz de jengibre hasta cuatro veces diarias para reducir las náuseas relacionadas con el embarazo.

En el caso de los niños de edades comprendidas entre los 2 y 6 años, el consumo máximo al día sería de 2 miligramos. Antes de administrarle el jengibre al niño, consulta con su pediatra para saber la dosis correcta que hay que darle.
Los niños menores de dos años no deberían tomar jengibre.

Historia

Nos llega desde el sudeste asiático, donde aún hoy se utiliza para muchos usos, tanto culinarios como medicinales. Han quedado registrados varios escritos de la antigua China e India, donde se menciona el jengibre que, aunque tenia un precio muy elevado, era muy apreciado por sus propiedades.

Una vez que los romanos trajeron a Europa esta especia hace ya dos mil años, su uso se expandió por nuestras fronteras, y de ahí a las colonias de America del sur.

Hoy en día, los principales productores comerciales de jengibre son Jamaica, India, Fiji, Indonesia y Australia.

Propiedades del jengibre

Durante miles de años, la medicina china ha recomendado y utilizado el jengibre por su gingerol, una sustancia con poderosas propiedades medicinales que puede ayudar a curar y prevenir muchas enfermedades. Por eso, no es de extrañar que tenga tantos usos en la medicina tradicional/alternativa.

Se ha utilizado para ayudar a la digestión, reducir las náuseas y ayudar a combatir la gripe y el resfriado común, por nombrar algunos. Pero seguro que hay muchos beneficios de esta raíz que todavía no conoces. Aquí tienes más.

  1. Ayuda contra las náuseas, sobre todo las matutinas. Tiene un largo historial de remedio contra las náuseas provocadas por los viajes. También puede aliviar las náuseas y los vómitos después de la cirugía y en pacientes con cáncer que reciben quimioterapia. Pero es sobre todo eficaz cuando se trata de náuseas y vómitos relacionados con el embarazo. A diferencia de los fármacos antieméticos, que pueden causar graves defectos congénitos, el jengibre es extremadamente seguro y sólo se requiere una dosis pequeña. Tomar de 1 a 1.5 gramos de jengibre puede reducir significativamente estos síntomas.
  2. Puede reducir el dolor muscular que produce el ejercicio. En un estudio en el que se dieron 2 gramos de jengibre al día, durante 11 días, a pacientes que se ejercitaban, los resultaron pusieron de manifiesto que el dolor muscular se reducía de manera significativa en las personas que tomaron el jengibre. Es cierto que su efecto no resulta inmediato, pero si que hay una reducción del dolor a largo plazo debido a las propiedades antiinflamatorias que posee.
  3. Puede reducir el dolor que produce la artritis. Su potente efecto antiinflamatorio puede ayudar a paliar el dolor que produce la artritis y demás enfermedades inflamatorias. Tenemos el ejemplo de un ensayo con pacientes con artritis de rodilla. Quienes tomaron extracto de jengibre manifestaron menos dolor por movimiento que los que no lo tomaron. También es eficaz a nivel tópico. Compresas de infusión de jengibre aplicadas directamente en la articulación ayuda a calmar la hinchazón y el dolor.
  4. Reduce el azúcar en sangre. Esto es especialmente beneficioso en el caso de las personas con diabetes tipo II. La reducción del azúcar en sangre en ayunas y en pacientes con diabetes II, es de hasta un 12% (teniendo en cuenta que el estudio realizado es muy pequeño y que había que confirmarlo con estudios más amplios).
  5. Puede ayudar en la dispepsia. La dispepsia (o indigestión) suele presentarse al retrasarse el vaciado del estómago, y curiosamente, se ha demostrado que el jengibre acelera ese vaciamiento en personas con indigestión. Un estudio revela que 1,2 gramos de jengibre en polvo antes de comer, acelera el vaciamiento del estómago en un 50%.
  6. Reduce el dolor menstrual (dismenorrea). Al ingerir 1 gramo de jengibre en polvo al día, durante los 3 primeros días de la menstruación, se reduce el dolor de la misma manera que lo hacen otros medicamentos.
  7. Puede reducir el colesterol. En un estudio con pacientes con el colesterol alto, la ingesta de 3 gramos de jengibre en polvo supuso una reducción significativa del colesterol LDL "malo" el colesterol total y los triglicéridos, al igual que los medicamentos para este propósito.
  8. Actúa como una protección contra el cáncer colon. El gingerol, componente principal y responsable de su distintivo sabor, puede inhibir el crecimiento de células cancerígenas en el colon. Los resultados en varios estudios reconocieron que este compuesto puede actuar como un agente quimio preventivo o quimio terapéutico eficaz para los carcinomas colorrectales.
  9. Mejora la función cerebral y proteger contra el Alzheimer. Los antioxidantes y los compuestos bioactivos que tiene el jengibre pueden inhibir las respuestas inflamatorias que se producen en el cerebro. También hay pruebas de que el jengibre puede mejorar directamente la función del cerebro. En un estudio con mujeres de mediana edad, se demostró que el extracto del jengibre mejora el tiempo de reacción y la memoria.
  10. Puede ayudar a combatir las infecciones. Gracias al gingerol, puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones. De hecho, el extracto de jengibre puede inhibir el crecimiento de muchos tipos diferentes de bacterias, como las orales que causan problemas dentales.
  11. Recientes estudios han demostrado que puede ser tan eficaz como la medicación, reduciendo todos los síntomas asociados a la cinetosis, como mareos, náuseas, vómitos y sudoración fría.
  12. Protege contra los radicales libres. Uno de sus componentes, el 6-gingerol, inhibe significativamente la producción de óxido nítrico, una molécula de nitrógeno altamente reactiva que rápidamente forma un radical libre muy perjudicial llamado peroxinitrito.
  13. Induce la muerte celular en las células cancerígenas del ovario. Varios experimentos han demostrado que los gingeroles y fitonutrientes activados en el jengibre, matan a las células de cáncer de ovario induciendo apoptosis (muerte celular programada) y autofagocitosis (autodigestión).
  14. Promueve la sudoración beneficiosa para el sistema inmune. Sudar puede hacer mucho más que simplemente expulsar toxinas de nuestro cuerpo. Investigadores alemanes han descubierto recientemente, que el sudor contiene un potente agente que lucha contra gérmenes para combatir infecciones. Los investigadores han aislado el gen responsable, y la proteína que produce. Ésta es fabricada en las glándulas sudoríparas y se secreta al exterior por el sudor, transportándola a la superficie de la piel para proporcionar protección contra la invasión de microorganismos, incluyendo bacterias tales como E. Coli y Staphylococcus Aureus (una de las más comunes en las infecciones de la piel) y hongos, como la cándida.
jengibre 3

Propiedades para adelgazar

Una cucharada de jengibre (unos 6 gramos) apenas tiene 5 calorías, y su índice glucémico es muy bajo, por lo que resulta perfecto incluirlo en cualquier dieta de pérdida de peso. Además, aumenta el metabolismo y estimula la expulsión de toxinas de nuestro cuerpo.

Es muy saciante

Cuando te sientes lleno, tienes menos probabilidades de picar entre horas y no consumes tanta cantidad de alimentos. Esto es precisamente lo que el jengibre produce, una sensación de saciedad, como si hubieses comido hace poco. Al mismo tiempo, se ha comprobado que el jengibre funciona como un supresor del apetito natural, la mejor manera de perder peso, ya que son más seguros y no tienen efecto rebote.

Aumenta el metabolismo

El jengibre es un alimento termogénico, lo que significa que puede ayudar a aumentar el metabolismo, mejorando la termogénesis, un proceso en el cual el cuerpo genera calor a través de la quema de calorías de los alimentos ingeridos.

Nuestro cuerpo utiliza la mayor parte de la energía (calorías) en mantener las principales funciones metabólicas, y en la actividad física; sin embargo, un pequeño porcentaje de calorías (alrededor del 10%), se queman a través de la termogénesis inducida por la dieta, después de comer.

Suprime el cortisol

Todos sabemos el importante papel que tienen las hormonas en la pérdida de peso. En este caso, el cortisol, una hormona esteroide necesaria para la movilización y la regulación de la energía, puede llegar a niveles demasiado altos debido a diferentes factores.

Esto no es nada beneficioso, pues altos niveles de cortisol aumentan la grasa adiposa en la zona abdominal, con el consecuente aumento de peso. Aquí es donde entra en acción el jengibre, reduciendo esta hormona para que no se deposite la grasa.

Bueno para la digestión

Hemos visto los beneficios que tiene el jengibre sobre todo el sistema digestivo, pero su ayuda en la regularización y facilitación del tránsito de los alimentos desde el estómago a los intestinos, es especialmente beneficioso para perder peso más fácilmente. Su alto contenido en fibra aumenta la motilidad gastrointestinal, y así no hay problemas de estreñimiento.

Contraindicaciones

Todos estos beneficios están muy bien, pero hay que tener cuidado al convertirlo en un habitual de la dieta, pues el jengibre puede interactuar con algunos medicamentos. Reduce el efecto de nitratos y antagonistas del calcio, prescritos para la enfermedad cardíaca coronaria. En este sentido, puede causar dolor en el pecho, a pesar de tomar la medicación.

Por las mismas razones, debe utilizarse con precaución en caso de hipertensión, en el caso de que el tratamiento sea con antagonistas del calcio y bloqueadores beta-adrenérgicos.

También aumenta el efecto de los anticoagulantes. Por su capacidad para reducir la coagulación de la sangre, se corre el riesgo de un sangrado cuando se toma con medicamentos anticoagulantes.

En principio, las embarazadas y las mujeres que están dando el pecho tienen que tener el permiso de su médico para tomar jengibre.

Evitar tomarlo en el caso de presentar:

En caso de sobredosis, se pueden producir ciertos efectos secundarios, tales como náusea, diarrea, reacciones alérgicas y vómitos. Si hay al menos uno de estos síntomas, hay que detener el consumo de la especia.

Si la raíz de jengibre entra en contacto con las manos o la piel alrededor de la boca, se puede experimentar irritación de piel leve, así como enrojecimiento o ardor. Por lo general, estos efectos secundarios son temporales y desaparecen poco después.

Cómo seleccionarlo y almacenarlo

En el supermercado podemos encontrar el jengibre de varias formas, las más comunes son: la raíz fresca, seca o en polvo. Si quieres beneficiarte de todas sus propiedades, lo mejor es comprar el jengibre seco, debido a que tiene mucho más sabor y contiene más cantidad de gingerol y proteasa activa.

Si prefieres el jengibre fresco, elige una raíz que sea firme al tacto, esté suave y no tenga moho. Generalmente, la raíz que encontramos en el supermercado está madura. Tiene una piel más gruesa y resistente que habrá que pelar. Por el contrario, la raíz verde tiene una piel muy fina que no es necesario pelar. En cualquiera de sus dos estados tiene las mismas propiedades.

Tanto la raíz fresca como la seca se encuentran en la sección de frutas y vegetales de los supermercados. Lo más fácil es que en los supermercados más pequeños o tiendas de barrio no puedas encontrar la raíz de jengibre, aunque si en polvo. Donde seguro que si tienen en todas sus formas, es en las tiendas asiáticas, tan propensas a esta especia. Puede que encuentres hasta jengibre cristalizado, confitado y en escabeche.

Además de en los supermercados, también encontrarás jengibre en todas sus formas, en tiendas online, herbolisterias y tiendas de productos naturales. Aquí es más probable encontrar la variedad orgánica, libre de herbicidas y pesticidas.

Como ocurre con todos los alimentos, hay diferentes calidades y precios. Se puede dividir en 3 categorías:

Cada envase tiene que indicar el nombre del exportador y envasador, el nombre de la variedad, el país de origen, la categoría, el calibre, el peso neto y el número de unidades. 
 El jengibre fresco se puede guardar en el frigorífico hasta tres semanas si no se ha pelado. Si se pela, se puede congelar en una bolsa hermética, hasta seis meses. El jengibre seco ha de conservarse en un recipiente hermético en un lugar seco, fresco y oscuro. Tiene que tener una fecha de caducidad que hay que respetar.

En jengibre en polvo suele venir en un frasco de cristal, y se debe guardar en un sitio fresco y seco. También se puede guardar en el frigorífico para poder extender su vida útil hasta 1 año. En envase tendrá una fecha de caducidad, pasada la cual, no se garantizan las propiedades del producto.

jengibre

Cómo utilizarlo

Para utilizar el jengibre fresco, primero hay que pelar su piel con un cuchillo, ya que es bastante gruesa para comerla. La carne se puede cortar en rodajas, picar en trozos o cortar en juliana. El jengibre seco se utiliza rallado y la especia en polvo no tiene preparación previa, simplemente es añadirla y ya está.

Según el momento en el que lo añadas, aportará más o menos sabor a la comida. Si le das un toque al final, el sabor será más potente, mientras que si lo agregas al principio, el sabor se irá diluyendo y será más liviano.

Recetas con jengibre

te de jengibre

Té de jengibre

"Todo lo bueno se encuentra en el jengibre," afirma un viejo proverbio indio. Y parece que muchos se refieren a esta especia como una medicina universal.

Esta raíz aromática se ha utilizado en forma de té para la curación de muchas dolencias, ya que trae consigo una serie de beneficios para la salud.

¿Cuándo es un buen momento para tomar té de jengibre? Todos los momentos son buenos para degustar esta bebida caliente y reconfortante. Además es perfecto para cualquier dolencia, resfriado, dolor de estómago, migrañas y fatiga en general. Beber té de jengibre vigoriza como una taza de café y calma como un baño de burbujas.

Hacer tu propio te de jengibre es un proceso muy sencillo, ya que sólo requiere dos ingredientes: rodajas de jengibre fresco y agua caliente. No hay por que comprar té de jengibre envasado, cuando puedes hacer tu propia versión con el fresco.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN

Coloca las rebanadas de jengibre en un infusor de té, y pon éste en una taza. Vierte agua hirviendo en la taza y tápalo durante cinco minutos. Retira el jengibre antes de beberlo.

NOTAS

Puedes raspar la piel del jengibre si quieres, pero con colarlo después la puedes dejar.

Si quieres un sabor más picante, en lugar de rebanar el jengibre, rállalo.

Si no tienes un infusor de té, no pasa nada. Puedes colar el té después con un colador de malla fina para recoger los pedazos del jengibre.

Si no te gusta especialmente el sabor del jengibre, puedes combinarlo con otras hierbas para camuflar su sabor.