¿Cómo hacer jugo de aloe vera?

Todos tenemos una planta de aloe vera en la cocina o en el balcón para calmar la irritación y el dolor producido por pequeñas quemaduras y abrasiones leves de la piel. Cortas un tallo y te aplicas directamente la sustancia gelatinosa que sale de él.

El resultado es sorprendente ¿verdad? La quemadura desaparece en cuestión de días y el dolor es mucho menos intenso. Sin duda, es un remedio natural que está probado que funciona.

1

Pero lo que no mucha gente sabe, es que el aloe vera también se puede beber. Hace mucho tiempo que tengo guardada una botella con jugo de aloe vera en la nevera como un remedio natural para el malestar estomacal ocasional.

Sí, también es para las dolencias del estómago. El aloe vera es una de las plantas más antiguas del mundo, y ha sido empleada durante siglos para calmar todo tipo de dolencias, desde problemas digestivos, hasta fiebre o manchas en la piel.

La planta es nativa del África subsahariana, pero gracias a que es muy fácil de cultivar, se ha extendido por todo el mundo. Y prueba de ello es que todos tenemos una en casa.

¿Qué es el jugo de Aloe Vera?

Es una bebida que se hace a partir de la sustancia gelatinosa que está dentro de cada hoja.

Esa sustancia gelatinosa llamada gel es incolora y tiene un sabor ligeramente cítrico y amargo, por eso combina bien con ingredientes como la miel, cualquier jugo de frutas, las bayas de goji y muchos otros más.

Después de beberlo, notarás una sensación muy refrescante, por eso es especialmente útil en verano.

El jugo de aloe vera comercial está hecho mediante la trituración o molienda de las hojas enteras, incluyendo la sustancia amarilla que hay debajo del gel. Esta sustancia tiene un sabor amargo y efectos laxantes, por eso es eliminada mediante un agente de extracción. Este método puede resultar en un producto de aloe vera con muy pocos ingredientes activos. Por eso es mucho más recomendable hacerlo en casa.

Si optas por este producto, asegúrate de que tenga más de 99% de aloe vera y sea una marca de renombre.

¿Cómo prepararlo?

Aunque hay jugo de aloe vera comercial, lo mejor es hacerlo en el momento, pues muchas sustancias y fitoquímicos pierden su potencia al procesarse.

Para sacar el gel, hay que cortar las hojas más gruesas y carnosas, que son las que están maduras. Se corta cerca de la base con ayuda de un cuchillo afilado. Cuando lo cortemos, saldrá la savia, pero lo que nosotros necesitamos es el gel, y esto lo vamos a conseguir abriendo la hoja.

En primer lugar, lavamos bien la hoja y la ponemos en una tabla de cortar hacia arriba. Cortamos con una tijera los bordes que son más duros, y vemos que entre las dos cortezas, está el gel que vamos a utilizar.

Retiramos la corteza superior con un cuchillo y recogemos el gel transparente, con cuidado de no raspar la corteza inferior ni tocar las sustancia amarilla que se encuentra justo debajo de la piel de la hoja. Se puede sacar una o dos cucharadas de gel por cada hoja.

Este gel se puede mezclar con agua, limonada, agua de coco, zumos de frutas o vegetales, edulcorantes naturales (miel, azúcar de caña y stevia), para contrarrestar su amargor. Los ingredientes y sus cantidades varían mucho, dependiendo de la dulzura que le quieras dar. Lo mejor es que vayas experimentando con las cantidades para ver cual es la combinación que más te gusta.

Basta con meter todos los ingredientes en una batidora de vaso y mezclarlo durante unos segundos, hasta que esté todo bien integrado.

Este jugo se puede embotellar en una botella de vidrio hermética y guardarla en el frigorífico hasta por 1 semana.

2

Todo lo beneficioso del Aloe Vera

Está lleno de componentes activos como vitaminas, minerales y aminoácidos. Incluye varias vitaminas necesarias: A, C, E, B1, B2, B3, B6 y B12. Minerales: calcio, hierro, magnesio, potasio y cobre.

También contiene 12 compuestos orgánicos llamados antraquinonas. La aloína, que causa un efecto laxante y la emodina ayuda a aliviar el dolor, trabajan como agentes antibacterianos y antivirales. Las antraquinonas a menudo se eliminan de los productos comerciales de aloe vera.

El aloe vera contiene un único tipo de azúcar llamado Acemannan con propiedades antivirales, estimulantes del sistema inmunológico y alivia los problemas gastrointestinales. Contiene también 20 aminoácidos, siete de los cuales son esenciales (que nuestro cuerpo nos los puede producir), además de hormonas que ayudan en la cicatrización de heridas, y ocho enzimas.

¿Para qué es bueno el jugo de Aloe Vera?

Esta bebida se puede utilizar regularmente para ayudar al organismo de un modo general, o puntualmente para un problema específico. Veamos para que es bueno:

El jugo de aloe vera para adelgazar

No es que tomando jugo de aloe vera se baje de peso directamente, pero si es verdad que puede ayudar a bajar de peso de 3 maneras diferentes.

  1. Hemos hablado de su poder para eliminar las toxinas, y estas sustancias nocivas son las que causan una acumulación de grasa. La grasa se acumula para bloquear las toxinas, pero al eliminarse las toxinas regularmente, la grasa no se depositará.
  2. También hemos visto su poder antiinflamatorio. Esto ayudará a reducir la retención de líquidos y la acumulación de grasa también.
  3. Y por último, gracias a su gran cantidad de fibra, puede hacer que ésta se una a las moléculas de lípidos y eliminarlas en las deposiciones, así no hay una acumulación de demasiada grasa en el cuerpo.
3

El Aloe Vera y el cáncer

Varios han sido los estudios (en animales) que se han realizado para examinar el papel del aloe vera en la prevención o tratamiento del cáncer.

Las teorías que rodean al aloe vera como una panacea para el cáncer se relacionan con la capacidad de la planta para reforzar el sistema inmunológico que permite al cuerpo luchar contra las células cancerosas, no como un tratamiento concreto para el cáncer.

Junto con la quimioterapia, una mezcla de jugo de aloe vera y miel puede ayudar a los pacientes con cáncer de pulmón a sanar totalmente, parcialmente o controlar la enfermedad mejor que aquellos con sólo la quimioterapia.

La antraquinona llamada emodina, ha demostrado que impide el crecimiento de las células de cáncer de hígado en tubos de ensayo.

Pero antes de utilizar el jugo de aloe vera como un tratamiento contra el cáncer, es aconsejable consultarlo con el médico de cabecera.

Contraindicaciones del jugo de aloe vera

Aunque es cierto que el aloe vera tiene mucho beneficios para la salud, también tiene efectos adversos si no se toma en la dosis adecuada. Se podría pensar que cuanto más, mejor, más beneficios y resultados más rápidos.

Por desgracia, esto no funciona así.

Al utilizar el jugo de aloe vera para cualquier dolencia digestiva o para mejorar la salud intestinal, hay que tomarlo durante un corto período de tiempo. Después de 1 o 2 semanas, interrumpe el tratamiento por lo menos durante un mes.

Las consecuencias de tomar el jugo de aloe vera durante un periodo largo son:

Evita tomar jugo de aloe vera si estas embarazada o dando el pecho, durante la menstruación, si tienes hemorroides, o problemas de vesícula.

Interacciones con otros medicamentos

El aloe no es diferente de cualquier suplemento, y puede interferir con otros medicamentos inhibiendo su efecto. Consulta a tu médico de cabecera si puedes ingerir este jugo sin problemas.

¿Cualquier planta de aloe vera sirve para hacer jugo?

Hay que mencionar que hay más de 400 especies diferentes de aloe, y cada una tiene su propia composición química. Si vas a comprar un jugo de aloe vera, asegúrate de que sea hecho con aloe vera, y no con cualquier otra especie de la planta. Si vas a hacer tu propio jugo, asegúrate de que tu planta es aloe vera comestible. No compres las hojas que ya están cortadas.

Aloe vera orgánico

A diferencia de otras muchas plantas, el aloe vera es resistente a la mayoría de las plagas debido a su espesor externo. Esto significa que rara vez es necesario rociarlo con pesticidas. En casi todos los casos, el aloe vera es cultivado orgánicamente.