Bizcocho de chocolate

Aprende a hacer un delicioso bizcocho de chocolate sin harina

Si tienes un buen chocolate en la despensa y unos huevos en la nevera, prepárate para batir, porque no te podrás resistir a hacer este delicioso bizcocho de chocolate ¡y sin harina!

El intenso sabor del chocolate sin el estorbo de la harina hace este bizcocho, paradójicamente, más ligero y más rico que los demás bizcochos de chocolate.

No todos los bizcochos sin harina están realmente exentos de harina. Algunos incluyen una o dos cucharadas de harina. Esta receta no tiene ni una, por eso es perfecto para los celiacos y para los que quieren reducir los hidratos de carbono.

portada

Para que el bizcocho sea un éxito solo necesitas algunos trucos, unas cuantas claras de huevo, y algunas técnicas para conseguir el máximo volumen.

Consejos para elegir el mejor cacao en polvo

En esta receta va a aportar, sobre todo, sabor. Por eso no puede ser cualquier preparado con sabor a cacao, tiene que ser un cacao puro de muy buena calidad. Su sabor tirando a amargo define el sabor del chocolate y destaca la dulzura del azúcar.

Natural vs con proceso Holandés. El cacao puro en polvo puede ser natural o con proceso holandés (alcalizado). Alcalinizado significa que ha sido procesado para neutralizar la acidez natural del cacao y se suavice el sabor. Hay que tener claro cual de los dos se pide, pues la utilización de uno u otro va a cambiar su sabor. Tal vez no mucho, pero si lo suficiente para que te vuelvas loca si la receta no ha salido exactamente como esperabas.

En esta receta, puedes elegir el cacao natural si quieres percibir el amargor característico, o el de proceso holandés si deseas conseguir un sabor más suave. Dado que esta receta no utiliza ningún químico como polvo de hornear o bicarbonato de sodio, ambos cacaos funcionan bien, pero elige sabiamente.

Un cacao con proceso holandés es, por ejemplo el de la marca Valor que se puede encontrar en cualquier supermercado. Y uno natural es, por ejemplo, el de la marca Hershey´s que se puede encontrar en el espacio gourmet de El Corte Ingles o tiendas online.

Consejos para conseguir un bizcocho más ligero: las claras de huevo

claras

Las claras de huevo batidas son la clave para conseguir ligereza en todos los productos horneados. Lo más fácil y rápido es batirlos en la batidora de pie, pero también puedes hacerlo con una batidora eléctrica o incluso con unas varillas manuales.

Al batir las claras se pasa por varias etapas de rigidez. En esta receta hay que batirlos hasta que formen picos rígidos.

En la receta, hay que añadir azúcar a las claras batidas. El truco es añadir el azúcar muy poco a poco, justo antes de que se empiecen a formar picos suaves. Si lo haces después de esta etapa, no llegarán a tanta altura y esponjosidad, y si lo haces después, la mezcla tendrá una textura arenosa.

Es muy importante saber juntar las claras montadas con el resto de la mezcla de tal manera que todo el aire que has conseguido al batir, no se escape. Mi truco es utilizar un bol grande y una espátula de silicona y mezclarlo con movimientos envolventes. No importa que queden franjas blancas de clara de huevo en la masa.

Si no te sale bien, lo peor que te puede pasar es que el bizcocho no salga tan ligero y esponjoso, pero con práctica todo se arregla.

Cómo obtener el corte perfecto

Un bizcocho frío es más fácil de cortar, pero a temperatura ambiente podrás percibir mejor los aromas y la textura. Independientemente de la temperatura a la que se encuentre, corta el pastel con un cuchillo largo fino, sumergido en agua caliente y secado antes de cada corte.

Estas cantidades son para hacer un bizcocho de 23 cm o 10 porciones.

Ingredientes

Herramientas

Así se hace

Precalienta el horno a 180º C con ventilador. Prepara una rejilla de horno en la parte central del horno.

Utiliza la cucharada de mantequilla para engrasar todo el molde con ayuda de un pincel de cocina. Después, espolvorea una cucharada de cacao en polvo encima del molde para que se quede pegado en la mantequilla, y elimina el exceso. Reserva el molde.

Con ayuda de un baño María, funde el chocolate y la mantequilla juntos, hasta que estén completamente derretidos. Deja que enfríe un par de minutos para que el chocolate entibie.

Incorpora las yemas (cuando el chocolate esté frío para que no se cuajen) y bate todo junto.

tamizar

Incorpora el cacao tamizado, la sal y el extracto de vainilla. Bate todos los ingredientes hasta que se integren.

Por otra parte, bate las claras de huevo en una batidora de pie con el accesorio de varillas. Empieza con una velocidad baja hasta que empiecen a espumar ligeramente.

Agrega el cremor tártaro, aumenta la velocidad y continúa batiendo a velocidad media, hasta que se empiecen a formar picos suaves.

Es el momento de añadir poco a poco el azúcar, y continuar batiendo a velocidad media hasta que se empiecen a formar picos brillantes y firmes.

Junta las claras con el resto de la masa de manera envolvente, para que las claras no se bajen. Solo es necesario que quede incorporado.

Vierte la masa en el molde y alisa la superficie para que no quede con copete. Introduce el molde en el horno y deja que se hornee durante 35 minutos, hasta que se haya formado una capa en la superficie y al introducir un palillo en el centro, salga limpio. Saca el molde del horno y colócalo sobre una rejilla para que enfríe durante 10 minutos.

Desmolda el bizcocho y deja que enfríe por completo sobre una rejilla. Puedes servir el bizcocho acompañado de helado y chocolate derretido por encima.

portada

Notas

Ten todos los ingredientes a temperatura ambiente, menos los huevos, que se separan mejor cuando están completamente fríos.

Es muy importante que las claras estén libres de cualquier resto de yema, pues si no no van a montarse bien. El cremor tártaro va a ayudar a que las claras se estabilicen, pero no a que se monten.

También es muy importante para que se monten las claras que todos los utensilios estén bien limpios, sin ningún resto de grasa.

No he puesto los tiempos de batido porque dependerán del tamaño del bol, la potencia de la batidora, y el tipo de batidora. Por eso, es esencial fijarse muy bien en los picos que va a formar las claras.

Se pueden guardar los restos de bizcocho en un recipiente hermético en el frigorífico durante una semana.

Recomendaciones